Magnetic Switch

foto-sensor-con-mano-y-moneda-400pxV ivimos rodeados de interruptores y pulsadores. Se trata de mecanismos imprescindibles para activar y desactivar aparatos, y su funcionamiento es bien lógico: simplificando mucho, los interruptores y pulsadores establecen un puente en un cable eléctrico de tal modo que en determinada posición la corriente no fluye y con eso se provoca o inhibe una determinada acción, y cuando cambiamos la posición restablecemos el flujo de electricidad y sucede lo contrario que antes. Se trata de instrumentos mecánicos que para su funcionamiento requieren en la mayor parte de los casos de una acción física que cambie su estado, provocando su desgaste y fractura.

Proponemos una revolución a nivel industrial: sustituir todos estos interruptores por un modo de activación más simple, fiable y económico: un campo magnético y una placa metálica.

 

Piensa por un momento qué es lo que sucede cuando un diminuto imán se acerca a un elemento metálico: se está generando un campo magnético de entre las dos partes, cuya intensidad es directamente proporcional a la distancia que los separa; cualquier simple movimiento en uno de los elementos basta para provocar un cambio en el estado del campo magnético generado en cada momento. Controlando estos cambios podemos provocar la acción que nos interese, activando o desactivando el funcionamiento de cualquier aparato o sistema según esté programado que suceda, y a la distancia que hayamos determinado entre los dos puntos. Dicho de otro modo, con nuestra propuesta no es preciso basar la activación en el corte o restablecimiento de la corriente de un cable eléctrico actuando de forma mecánica sobre un mecanismo, sino que bastaría con mover uno de los elementos inductivos para conseguir el mismo efecto final, haciendo desaparecer así el rozamiento mecánico entre dos partes, prolongando la vida útil del interruptor de forma prácticamente infinita. Más cómodo, más fiable, más barato.

Repasemos las principales ventajas:

  • Más cómodo.- para activar cualquier aparato no sería preciso pulsar su interruptor mecánico. Un simple desplazamiento cambiaría el campo magnético estable y provocaría la activación / desactivación del utensilio.
  • Más fiable.- estamos eliminando el elemento mecánico de fricción ya que no precisamos elementos móviles integrados en el interruptor y, por lo tanto, eliminamos las probabilidades de fallo.
  • Más barato.- este dispositivo permite eliminar la instalación de un imán externo en cualquier instalación, algo que es muy costoso y de complejo montaje, y su construcción, al ser mucho más sencilla y exenta de elementos mecánicos permite realizaciones en cualquier campo de la industria, a precios sin competencia, y bajo cualquier ambiente, ya que los equipos pueden ser completamente estancos a muy bajo coste.
  • Más preciso.- Un campo magnético estabilizado conforme a este sistema, permite determinar la distancia a la que se desea que actúe el interruptor, desde un contacto directo, pasando por unas pocas micras, hasta más de 70 mm, y en un modo completamente direccional, que no se ve afectado por otros mecanismos próximos.
  • Más económico.- el ahorro viene por tres vías. Los componentes mecánicos y su complejo montaje quedan sustituidos por diminutos imanes y una sencilla chapa de metal de unas pocas micras de grosor. En segundo lugar, eliminando el contacto físico entre dos partes tenemos un ahorro en el diseño de las piezas, el espacio disponible y el tiempo de montaje de los aparatos, que se reduce al no precisar de una integración mecánica entre dos partes separadas. Finalmente, la eliminación de las complejas partes móviles internas redundará en una menor cantidad de averías y menos servicio de reparaciones, y sustituciones de este tipo de elementos, algo que para muchas empresas supone un alto coste adicional y un desprestigio a su reputación.
Share This